2 mar. 2009

RECUERDOS

Recuerdo en mi niñez, bueno y hoy en día también ocurre pero menos, cuando nos reuníamos en "mi casa" (mi casa no es mi casa de ahora, se llama "mi casa" a la casa en donde vivimos con nuestros padres) un montón de gente. Éramos, y somos, una súper familia. Mis padres, por aquello de que no había apenas televisión, ni internet, ni actividades recreativas varias, tuvieron cinco hijos En algo se tenían que entretener no). El que aquí suscribe es el menor de esos cinco, y, al parecer, según cuenta mi madre, vine casi de rebote. En alguna ocasión ella me comentaba que "lloró" cuando se enteró que estaba embarazada de mi por que volver a empezar después de cuatro partos pues como que daba cosa y a ciertas edades una ya no está pa muchos trotes...Y más que el "niño" en cuestión pesó nada más y nada menos que cinco kilitos 200 gramos...Hoy en día a mi madre no se le ha pasado aún el sofoco y sigue llorando por haberme traido al mundo pero bueno yo la quiero un montón igual que al que dicen que es mi padre...Mucho de lo que soy es en gran parte a la educación que me dieron, ya que al haber estudiado "en frente " de un colegio de pago pues se ve que algo bueno se me pegó..



Aparte de mi y de mis otros cuatro hermanos, uno de los cuales murió
con 16 años, y aunque nos dejó fisicamente hace mucho aún a día de hoy sigue con nosotros, estaban los "vecinillos" que poco a poco se fueron a cercando a nuestro hogar y que crecieron con nosotros. Recuerdo a un tal "juani" y su hermano Cristóbal. Sobretodo el primero estaba todo el día metido en casa y mi hermana mayor era para él como una "tata" que viene a ser como una tía no carnal o algo así...Mi madre comenta con gracia los celos que le cogí yo al tal juani, pues claro que eso de ser el más chico y que venga otro a ocupar tu lugar pues me entró el síndrome del "príncipe destronado" y pillaba unas berraqueras de agarrate y no te menees. Luego conforme me hice mayor pues aprendí yo también a querer al tal juani...y a su madre que la recuerdo estaba la tía jo....



Aparte de los que éramos en la familia, el vecino porculero y su madre tía buenorra, de vez en cuando también se quedaba por casa mi primo Josema. Siempre me llevé muy bien con él y a mi me encantaba que se quedara en casa a dormir por que liábamos unos jolgorios en el cuarto...Mis padres se ponían negros cuando aún erán las tantas de la noche y éstabamos ahi con los juegos...Y me quejo yo de mis niños...Ay que joderse...



Otro aspecto que recuerdo de mi niñez es cuando llegaba el verano y solíamos irnos de veraneo toda la familia. Erán dos meses maravillosos, en los que yo, casi siempre, tenía que estar de clase particulares con personas "muy listas" para poder sacar las tres o cuatro asignaturas que me quedaban. Siempre iba a trompicones en los estudios pero al final lo sacaba. Eso no quitaba que pasara unos veraneos de miedo, en donde aparte de mi primo josema, se venía también el ahijado de mi madre, mi primo Daniel, aparte de amigas de mis hermanas. La casa, también en verano, y como no podía ser de otra manera, llena de gente. Yo me iba con un grupito de niños del lugar y creo recordar que mi madre no tenia miedo de que nos ocurriera nada...y estábamos hasta las tantas por ahí en la playa...Nos confeccionabamos nuestras cañas de pescar y en los espigones nos poníamos allí a pescar. En ese marco tuve yo mi primer rollete con una extranjera que me invitó a subir a su apartamento y tengo que reconocer que no subí, ya no se si por que me dió el canguelo o por que a mi quién realmente me gustaba era Ana que venía de veraneo con sus padres que, dicho sea de paso, eran muy amigos de los mios... Ana formaba parte de mi pandilla y a mi me gustó siempre pero ella salía con otro de mi pandilla, que no podía ser de otra manera, a mi me caía fatal.




Continuará....

25 comentarios:

  1. Que bonita niñez y que bonitos los recuerdos. Esos son nuestros pilares amigo
    un abrazo y espero la continuacion

    ResponderEliminar
  2. hay la niñez que recuerdos, algunos buenos otros malos pero asi es.

    siempre nos acordaremos, poco a poco nos iremos olvidando y como son las cosas!! cuando seamos muy mayores nos acordaremos mas de nuestra niñez.

    besos

    me encanta lo que has escrito.

    ResponderEliminar
  3. Que recuerdos más bonitos...Me ha encantado.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que bonita es la niñez! que recuerdos que jamas podremos olvidar, solo vivíamos para pasarlo bien sin mas preocupaciones, ojala pudiéramos seguir siendo niños porque seguro que este mundo seria mucho mejor que el que tenemos actualmente.
    Quiero ser de nuevo niñaaaaaaaaa..jaja
    Espero la continuación aunque creo que eras un diablillo en la segunda parte...jaja
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  5. Muy tierno el relato y muy bello,que tengas una my buena semana, beso :)

    ResponderEliminar
  6. Preciosa niñez la que has vivido, y siempre rodeado de familiares y amigos.

    Me has hecho recordar mi linda niñez.

    Un besito y feliz semana amigo

    ResponderEliminar
  7. Internet y salud

    Hace tiempo un cíclope de la vanidad inundó mi blog con sus escritos egocentristas. No duró mucho su presencia, primero retadora y camorrista y, más tarde, suplicante y conciliadora.

    Este Polifemos se fue como apareció pero, molestó mientras estuvo. Escribí una entrada sobre el suceso. Hoy lo hago sobre otro tipo de personajes igualmente frecuentes en la Red.

    Vanitas,vanitatis

    Estas situaciones son el impuesto revolucionario que paga quien se expone al juicio y la opinión pública en la blogosfera. En ella se recibe mucha indiferencia, algunos halagos y críticas, bastantes juicios y opiniones mesuradas y, siempre, como no, aparecen personajes insólitos.

    Sorprendentes por su talento y empatía unos y asombrosos por sus deméritos otros. En general, unos y otros, son la excepción de la regla. Ángeles y demonios.

    Dejo aparte a los ángeles por razones obvias. Entre los diablos, quizás los más molestos son aquellos que sufren delirios querulantes, a menudo, personalidades esporádicamente descompensadas. Estos entretienen su falta de socialización creando conflictos basados en agravios nimios que sufren o creen haber sufrido.

    Querulantes, pleiteantes, litigantes

    Los querulantes inmersos en reivindicar su verdad y llevados por su obsesión quejosa, desatienden sus ocupaciones personales mientras amenazan a los que creen sus agresores con procesos, pleitos y denuncias ante la Justicia o la Autoridad.

    Al final su obsesión se traduce en interminables cascadas de plomizos mensajes reivindicativos, en los que llegan a la amenaza, el desprecio y el insulto, exponiendo compulsivamente sus razones ante quienes obvian sus obsesiones.

    Son broncos y aburridores en su dialéctica pero, como todo en Internet, tienen fecha de caducidad.

    Internet y salud

    ResponderEliminar
  8. Lindo lo que escribes!!! Recordar éstas cosas es como volver a vivirlas... Esperamos la continuación! Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Esta muy interesante...seguiremos el relato de esos recuerdos que aún persisten en la memoria

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Los recuerdos..llenan muchos vacíos

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Tiernos y entrañables recuerdos amigo Alijodos.

    Tenemos algunas coincidencias, como por ejemplo, que yo tambien soy el menor de los 4 hermanos, y que vine al final casi de sorpresa...

    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Seguiré atentamente el relato hasta donde quieras llegar.

    Es bueno, de vez en cuando, rememorar lo vivido para ver como reproducimos esquemas vividos en la infancia, pero justo del otro lado de la línea.

    Besitos encanto

    ResponderEliminar
  13. Eran otros tiempos, amigo. Otras maneras de entender la vida y las vacaciones (sobre todo porque no había dinero)
    Atesora esos recuerdos...esa época ingenua se perdió para siempre

    ResponderEliminar
  14. Que bonitoooooo y que bueno poder conocerte un poquito mas...

    Feliz semana!!!

    Besitossssssssss

    ResponderEliminar
  15. Oeeeeeeee, oeeeeeeee!!!!
    Hago la ola, querido, hago la ola.

    Me encantan este tipo de post.
    Que prosiga, que prosiga..........

    ResponderEliminar
  16. ¿Y quién te dice que todavía no seguimos siendo niños?. Salvo, ¡claro!, cuando miras a los tuyos.

    Imaginaros, que nos dejasen sólo un día, poder comportarnos de nuevo, tal y como relatas. ¡Sería la leche!. Disfrutaríamos, seguro, como ellos; como los niños. Porque, sin lugar a dudas, en nuestro corazoncito todavía nos queda ese trocito infantil.
    Veámos, la segunda parte.
    Salud, ciudadanos.

    ResponderEliminar
  17. Yo recuerdo particularmente de mi infancia una plaza en la que siempre iba a pelotear con mis amigos del barrio, tambien los recuerdo a ellos.


    Un saludo PAz

    ResponderEliminar
  18. Bellos recuerdos. Continua, que me tienes en ascuas, jajajaja
    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. qué bello es leer cosas tan personales de mis amigos bloggueros, me encantan los posts así. Felicidades! te quedó excelente!

    ResponderEliminar
  20. qué recuerdos tan bonitos y qué suerte de vivir en una familia numerosa. Lo del principe destronado me ha hecho mucha gracia jaja,ains es normal a esa edad si a un niño le quitan las atenciones... Aqui tranquilo serás nuestro principe y no vendrá otro a destronarte.. jajaja

    besos

    ResponderEliminar
  21. Madre mia que de recuerdosss jajajaj yo también soy la mas peque de la famili jajjaja y curiosamente la quinta también y de rebote jajja muchas cosas en común.

    Besotes cielo!!!!!

    ResponderEliminar

Saludos bloggerianos a todos. Si lo deseas deja tu comentario. Si no...te doy las gracias por tu visita. Que tengas un buen día