3 mar. 2009

MAS RECUERDOS

RECUERDOS

Y esa era una pandilla en la que todos éramos un poco apretados los unos con los otros...Estábamos deseando que llegara el fin de semana para vernos y nuestra diversión, en la mayoría de los casos, era irnos a un sitio llamado "perejil"( no aunque suene igual Pérez Gil no es). Allí nos poníamos a jugar al billar y a comernos nuestra hamburguesa y nuestro campero. Para quién no lo sepa un campero es un bocata con forma de mollete en donde ponen lechuga, tomate, jamón cocido, queso, mahonesa, y en cada bocado tenías que hacer verdaderas birguerías para que no se te saliera por el otro lado. Famosas se hicieron las "cronocamperadas" con un buen amigo de hoy en día, que lo deboraba todo....¡Como disfrutábamos! Antes sólo existían, si no recuerdo mal, de jamón y queso, pero ha día de hoy ya los hay de pollo, de tortilla...!Joder si llegamos a pillar aquellos eh rafa!



Cuando era el cumpleaños de alguno de los componentes de la pandilla, siempre solíamos celebrarlo en sábado. Todos ponían un dinerillo y con eso comprábamos dos o tres regalillos. Un regalo que a mi me hizo mucha ilusión fue un balón de baloncesto, de los primeros que tuve. con él faltamos no a pocas clases para echarnos allí unos partidazos, a pleno sol y casi recién comidos. No importaba ni el frío ni la calor allí estábamos dándonos guantazos y picándonos si hacía falta que todo quedaba en nada una vez habíamos terminado.



Cuando llegaba el verano casi siempre me iba a un quiosco de un señor manco que vivía cerca de casa...Estaba con él desde por la mañana hasta la tarde y me daba 500 de las antiguas pesetas (3 euros de los de hoy) que puede parecer que no era mucho pero que a mi me daba pa comprar un montón...y es que antes por poco que llevaras, el dinero daba mucho de sí. Comprabas en un kiosco y te traías medio kiosco con na .... Hice muy buenas migas con este señor. Irme con él en verano era para ayudarle por que ponían, al lado de su kiosco habitual, un kiosco de helados: " HELADOS AVIDESA, LO MEJOR PARA SU MESA" rezaba el eslogan. No me casqué yo helados en aquellos veranos calurosos de pleno agosto...Había unas tartaletas de nata con corazón de fresa que estaban que quitaba el sentido. A ratos, cuando la gente se refugiaba en su casa, nos poníamos este hombre y yo a darle a un balón allí al lado del kiosco. Yo me ponía de portero en una portería confeccionada con mi macuto y un jersey. El me tiraba a mi y yo procuraba pararla y echábamos unos ratos de miedo. Un día me llevé un susto tremendo por que el hombre, al ir a tirar, piso la pelota y ....¡zasss! se cayó con tan mala fortuna que se dio un cabezazo contra el suelo. Me asusté muchísimo y él aturdido, ni recordaba los precios de las cosas. Tuvimos que cerrar y por su puesto lo acompañé a su casa....


Continuará....

30 comentarios:

  1. Pobre hombre, que caída mas mala. yo todos los fines de semana con mi abuelo compraba comics y bolsas de soldaditos de plástico. Mi padre me hizo en madera barcos para desembarcarlos.
    Ahhh, como me lo pasaba

    ResponderEliminar
  2. Qué pinta tiene ese bocata.

    Venía a darte las gracias por seguir pasándote por mi Diario de un feo porque para mí es un proyecto importante. Llevo con este personaje casi dos años, desde que decidí poner en ficción algo que unos amigos (recién divorciados) necesitaban sacar fuera y contribuir así a que lo superasen con una sonrisa.

    Creo que algo hemos conseguido y ellos están agradecidos.

    No suelo contestar a los comentarios en este blog por eso, porque es de ficción y es bueno mantener el personaje (aunque hay quien no lee el pie de página y se lía, ja ja).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. yo descubri los camperos en Malaga,en la barriada de la paz,cerca de la residencia de chavalas,me has traido buenos recuerdos de esa ciudad,un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que tiernos recuerdos, me encanta leerlos! que tengas un muy ¡ Buen día!

    ResponderEliminar
  5. Para mí, son también recuerdos especiales, puesto que tuve el inmenso placer de compartirlos contigo y me he vuelto a reír de nuestras ocurrencias y de las cronocamperadas que hacíamos con la primera etapa : panecillo-lechuga de un mordisco de duración y cuando se acercaba al "teté de la course" para retransmitir dicho evento.
    jajajaja.
    Me has hecho reír.
    Un abrazo amigo mío y un feliz día para ti
    RAMPY

    ResponderEliminar
  6. Te acuerdas los veranos en la playa y el helicoptero tirando balones de nivea, la muñeca de las papas risi, los bucaneros, los cropan?...que bonitos veranos.y los bocatas de chorizo con tulipan?

    ResponderEliminar
  7. Bello post, como el de ayer. Bellos y lindos recuerdos. Querido amigo, te rogaria que cuando puedas le eches un vistazo a dos post que hice también sobre esta materia, sobre mis recuerdos:

    http://cornelivs.blogspot.com/2008/06/aoranzas-ii.html

    http://cornelivs.blogspot.com/2008/05/aoranzas.html

    UN ENORME ABRAZO.

    ResponderEliminar
  8. Menudas vacaciones las tuyas, ya desde pequeño se te veía un gran trabajador y luchador en la vida.
    Es verdad que hace años quinientas pesetas daban para mucho y si teníamos esa cantidad de dinero en el bolsillo éramos los reyes del barrio.

    Bellos recuerdos que dan gusto recordar.

    Ya nos contarás lo del mal golpe del quiosquero... pobre hombre.

    Un besito y feliz día

    PD: Por cierto quiero comentarte que por fin he podido llevarme mi premio, no sé que pasaba que me ha costado tanto trabajo llevármelo.

    ResponderEliminar
  9. Reucerdos que se parecen...esas primeras fiestas de colegas...y esos partidos de fútbol...

    sigue sigue

    ResponderEliminar
  10. Recuerdos...Que bonitos. Hoy con el paso del tiempo somos capaces de disfrutar al recordar todo lo vivido...
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. A ver guapo... que estoy a dietaaaaaa, jajajajaja jooo helados, bocatas uuummmm, menos mal que estoy comiendo ya jajajaja

    Pobre hombre, menos mal que tenia un Ángel a su lado para ayudarle, ;)

    Por cierto... que sepas que yo tambien estoy para lo que necesites, graciasssssssss eres un cielo.

    Besitosssssssss

    ResponderEliminar
  12. como eres capaz de acordarte de todas esas cosas, nosotros no nos acordamos ni de lo que hicimos hace 5 minutos.
    La naranja esa que era la del un ,dos,tres, jejeje

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué lindo es volver a recordar los momentos de la infancia! Gracias por hacer que volvieran a las ganas de ser un niño...

    ResponderEliminar
  14. Estaba un poco atrasado con las últimas entradas. Me he puesto ya al día. Te enlazaré para poder seguirte más fácilmente.
    Me encantan los relatos autobiográficos y en primera persona. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  15. Distintas comidas, distingo timepo pero historias similares. ¡Cuanto echo de menos a mi cuadrilla de la adolescencia!

    Un abrazo,

    Esteban

    ResponderEliminar
  16. Que bonitos recuerdos que siempre quedaran el resto de nuestra vida con nosotros guardados para contarselos a los nietos.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  17. ¡ que tiempos!, yo de algunas cosas, ni me acuerdo, ¡ hace taaaaanto tiempo!. Es que una es muy mayor, fijate si seré tarrilla, que cuando yo era pequeña, ni se habían inventado los niños, y tenía que jugar con mis hermanos. Por cierto, mis hermanos hicieron la mili con lanza.Pero me acuerdo de esos helados que dices, ¡que ricos!. Un beso

    ResponderEliminar
  18. El bocata me ha dejado k.o.
    Gracias por estas entrañables historias.

    ResponderEliminar
  19. Bonitos recuerdos, procuro no olvidar nunca esos momentos de juventud aunque por desgracia hace mucho que no veo a esos amigos que lo compartieron.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Es que antes nos divertiamos y eramos felices con cosas sencillas, ¡ah! te cojo el bocata que tengo hambre, gracias, jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Oye! yo ya tengo pero que muy lejos esas vivencias pero, en serio, me apunto a lo del bocata.

    Un saludo, ciudadano.

    PD Por cierto, mi blog se ha actualizado hoy aunque, por un error, aparece como de hace 1 día. Lo siento.

    ResponderEliminar
  22. Que bellos recuerdos me has traído a la memoria.

    Un saludo es un gusto leerte..

    ResponderEliminar
  23. El campero tiene una pinta estupenda.... ya le inccaremos el diente algún dia de estos.

    ufff espero que la caida terminase bien... ya contarás.

    jajja ahora mismo te estoy imaginando delante del ordenador riendote a carcajadas.

    Que tengas un feliz dia.

    Miles de besitos!!!

    ResponderEliminar
  24. GUAU! QUE RECUERDOS!

    YO CON MI GRUPO DE AMIGOS (TENGO 16 AÑOS) LA PASAMOS GENIAL. SIEMPRE ES BUENO SENTIRSE ACOMPAÑADO, TENER UN GRUPO CON QUIEN CHARLAR, SALIR Y PASARLA BIEN,

    AUNQUE EL TIEMPO NOS VAYA LLEVANDO POR LADOS DIFERENTES, LOS BUENOS AMIGOS NO SE OLVIDAN!

    SUERTE, BUEN POST!!

    ResponderEliminar
  25. qué recuerdos tan bonitos..Menos mal que el kioskero no se hizo nada eh.Espero leer más cosas sobre ti, me encanta. Besitos

    ResponderEliminar
  26. Te traigo una ensaimada :) y muchos besossssssss.

    ResponderEliminar
  27. Bonitos recuerdos y accidentados recuerdos, amigo. Espero que le gusten estos recuerdos que traigo sobre la amistad. Con mi afecto.

    Alias, El poeta de la ETA

    Javier Elorrieta es un vasco de paciente sonrisa, mordaz y bien humorado, afable y tiernamente afectivo. Tengo la inmensa suerte de ser su amigo desde hace casi cuarenta años.

    Fue terrorista durante la dictadura y, más tarde, preso, exiliado, amnistiado y, finalmente, empujado por su ineludible vocación política, diputado del PSE.

    Javier Elorrieta, hoy es el feliz esposo de Amalita, una gallega dulce como la morriña. Padre, abuelo, siempre hermano, hijo y sobrino. Implicado a fondo, con toda su generosidad, en los movimientos cívicos vascos. Y, además, poeta.

    Podría contarles mil anécdotas de cuando vivimos juntos. Bilbao, la dura vuelta del exilio, con Aner tantas veces sentada en mis rodillas. Paris donde nos acogía mi pobre hermano José Luis, Calella de la Costa y la admiración que le producían mis dos novihermanas, la noche del 23-F cuando Isabelita nos quería fusilar. Pero soy demasiado frívolo y podría dañar su imagen. Mejor callo.

    Prefiero que sea él quién se lo cuente. Van a disfrutarlo.

    Sus libros de poemas, Intento de suma pasión, Más alto que los cuervos y del primero, Guerras y canto, con portada del querido Nani M. Bezanilla, el poema que me me enseñó a admirar a este hombre bueno: Canto a los Pueblos de España.

    Javichu, amigo, sé que te voy a hacer pasar vergüenza, pero, ¡cuánto te quiero, hermano!

    Alias, El poeta de la ETA

    ResponderEliminar
  28. Oye, sabes que fuera de Málaga los molletes no son iguales y que fuera de Andalucía no los he encontrado en ningún sitio??

    ResponderEliminar

Saludos bloggerianos a todos. Si lo deseas deja tu comentario. Si no...te doy las gracias por tu visita. Que tengas un buen día