12 nov. 2008

ERASE UNA VEZ....
Así comenzaban muchos cuentos y así nace hoy este blog que espera acompañaros en vuestras noches de insomnio, de horas muertas, o simplemente por que os hayáis encontrado con él así, de "sopetón", sin comerlo ni beberlo. Esta, vuestra casa, será un mucho de mi y una gran parte de lo que vosotros queráis que sea: sueños, pensamientos, reflexiones, risas, acontecimientos...Deseo compartir mis inquietudes y mi forma de ver las cosas, desde el respeto hacia todos los puntos de vista y distintas versiones del ser humano.
Dicho esto, mi primera disertación - ¡ No hombre no te estoy diciendo que digas Sertacion, es una forma de hablar- versará en como nos invaden culturalmente a través del lenguaje: quien no ha leído alguna vez un comics esos mismos a los que antes llamábamos tebeos, y recordándolos nos dan mucho sentimiento aunque hoy en día tengamos mas feeling mientras devoramos un plum-cake que sabe igual que los bizcochos de antaño y algunos están mas
lights para no engordar por que si no nos tendríamos que apuntar al fitness que es lo mismo que el gimnasio pero suena mas fashion.... Y es que nos tienen pillados por todos lados: si vas al cine sacas un tiquet y si te resfrías te tienes que sonar con un kleanex por que los pañuelos ya solo sirven para ponerselos en el cuello. No he encontrado ningún idioma mas rico en palabras que el castellano y ahí estamos todo el día utilizando anglicismos - se dice así ¿no rampy?- que adornan nuestra vida diaria: dejamos el coche en el parking, y nos llevamos la comida en el tuper-ware, fiambrera cutre de toda la vida pero que hacia la misma función que el dichoso tuper y la comida sabia exactamente igual; nos echamos after-shave a menudo, que, al parecer, huele mejor que la loción que utilizaba mi padre y es mucho más efectiva. Y es que parece que si no utilizamos todos estos términos que se nos han impuesto por narices, los españoles, castellanos e hispanos de pro no estamos a la última. En fin habrá que buscarse un manager que nos represente en algún casting y con un poco de suerte conoceremos a una Top-Model de talla 36. Aunque que queréis que os diga: me sigue gustando más lo ibérico de talla 44 para arriba- sobre todo para "arriba"- aunque coman snacks (no hay nada como las patatas "PACO" oiga) hagan zapping y devoren unos sandwiches. Viva nuestra lengua, nuestros dialectos y nuestra costumbres y esforcemos por llevarlas a la práctica. Lo demás no importa...por ahora. PAÍS.

3 comentarios:

  1. Es verdad que nos estamos dejando invadir por una serie de términos extranjeros, cuando en nuestro país, tenemos otros que podemos decir, pero que, ya sea por las modas, o por otras imposiciones culturales, se van asentando en nuestra vida.
    Eso me recuerda cierta carta que alguien envió a un programa de radio, precisamente, quejando de tanto término extranjero teniendo nosotros otras palabras que se pueden utilizar.
    Por ejemplo, ahora se suele decir de forma general "pIN" cuando antes se decía "insignia".
    O bien se dice "cool", cuando se refiere a algo que está "de puta madre" o "chachi pirulI" ( no sé de dónde vendrá tal expresión, pero suena bien".
    Soy partidario de que cuando un término no exista en nuestra lengua, pues adaptarlo del idioma de dónde procede, como ya sucede con términos como "iglú", "kayak", o "canguro", por ejemplo.
    Un caso más grave aún es por ejemplo con los topónimos de las ciudades. Con aquello de la normalización lingüística, somos capaces de decir por ejemplo A Coruña o Lleida, y sin embargo para otros términos en otras lenguas, lo decimos en nuestra propia lengua o al menos, el equivalente a nuestra propia lengua.
    Decimos por ejemplo "Londres" en vez de "London"
    O sea que echo en falta una falta de normalización en el uso de términos.
    El problema es bien complejo, y gracias a la inestimable ayuda de las tecnologías ( Los mensajes de texto en los teléfonos móviles, están haciendo mucho daño a la lengua) Pues tenemos esos mensajes indescifrables.
    En fin, que me estoy saliendo un poco del tema. Me parece un tema muy interesante y que podría llevarse a debate, para evitar la situación en la que se encuentra el castellano en determinadas comunidades autónomas, donde está ocurriendo el fenómeno contrario que ocurrió en la época de la dictadura de Franco.
    Un abrazo enorme
    Rampi

    ResponderEliminar
  2. Hola! soy amiga de Rampy y me ha dado a conocer tu blog, como veo que estás empezando te doy la bienvenida al mundo de la blogosfera verás como te encanta.. pues encuenstras gente majísima como nuestro buen querido amigo común Rampy.

    Por lo que veo también tienes un estilo personal que está muy bien para decir las cosas,asi que me iré pasando por aqui y estás invitado a mi saloncito y si te quieres tomar un te o un café lo que sea sólo tienes que cogerlo :)

    saludos!!

    ResponderEliminar
  3. jajaja qué bueno,mira tú primera entrada qué divertida!

    ResponderEliminar

Saludos bloggerianos a todos. Si lo deseas deja tu comentario. Si no...te doy las gracias por tu visita. Que tengas un buen día